Aclaró 296 VIERNES DE CUARESMA: DEBATIR SIN FANATISMO 31/03/2017

Cualquiera que haya vivido en tiempos en que los debates políticos se resolvían con balas, tortura o muertes sabe el inmenso, invalorable don de poder debatir con palabras e ideas. Hecha esta introducción que quisiera subrayar, creo que hay una dialéctica que está desgatando a muchas personas por su baja calidad y alta intensidad. El debate ya no es de ideas sino de insultos, ya no busca argumentos sino etiquetas, ya no se escucha (ni se lee) más bien se reacciona. La dialéctica exige una confrontación de nivel para llegar a una síntesis que no sea un mamarracho mediocre.
No hay que tenerle miedo al conflicto, pero tampoco hay que hacer del conflicto en sí mismo un fin, como busca la izquierda, ni subestimarlo con cinismo como hace la derecha.
Hace rato que hacen falta en Argentina buenos debates. No porque no los haya, sino porque no son los que trascienden públicamente. Los debates de nivel no tienen espacio (tiempo) en los grandes medios, no venden porque atraen más los choques que las conversaciones, y la grieta es en última instancia un modo de vivir al que nos hemos acostumbrado desde que nacimos como nación.
Hoy no vuelan las balas pero las palabras son verdaderas granadas. La gente buena se cansa, se duele, se retira, se perturba, se confunde. Nada queda claro. Nos invade una sensación inhóspita de fragmentación y discordia.
Se miente con cifras, encuestas, datos, historias. Total qué importa…si hay que destrozar al otro en la contienda cualquier recurso es válido.
Entro en YouTube y leo en una sola página los títulos: “ Fulano destrozó a mengano en” …. “Mengano aniquiló a sultano en..” leo los comentarios de la gente : Vieja. Rata Inmunda. Yegua Lacra reventada. Kukaracha. Gorila puto. …No hace falta seguir… Irreproducible.
Los irrepetibles insultos de Baby Etchecopar tan burdos por su lenguaje, pero peor aún por la degradación como periodista tienen 18.000 reproducciones, pero en el mismo campo ninguna de las tantas exposiciones de gente seria llega a mil. La violencia vende porque atrae. Y atrae porque hemos entrado en la peligrosa lógica de ganar-perder. Confrontar es buscar ganar. El ser humano no importa. El otro es una idea que hay que eliminar. Si el pierde yo gano.
En realidad si el otro pierde he ganado un enemigo. Tarde o temprano tomará revancha….Y a nivel social las revanchas pueden durar siglos…
Gente muy valiosa, lúcida e informada se abstiene de opinar para no correr el riesgo inútil de ser mal comprendida, etiquetada, insultada. Y están también los que tratan de publicar sobre los males de unos y de otros estrictamente balanceados aunque haya un abismo en el peso que hay entre ellos. Están también los conciliadores que tan amargados por la violencia y el des-trato, se dedican a una medianía ingenua y pueril o peor aún algún recurso religioso para calmar a las fieras. Casi que no les queda cabeza para pensar por sí mismos y formar una opinión realmente propia convencidos de que la discusión es una carnicería.
El fanatismo es y ha sido siempre una debilidad argentina. No busquemos culpables sino remedios. Tampoco lo confundamos con la pasión con que se abraza una causa, porque los que así lo hacen generalmente son tan fogueados y pagan costos tan altos que se aprenden para siempre los límites de las ideas, los partidos, las religiones y los líderes. Los apasionados no son los fanáticos. Esa es gente enamorada, coherente, que ha encontrado el sentido de su vida y la entrega con generosidad y vigor. El fanatismo en cambio se nutre de la ignorancia, el miedo, y la inseguridad.
Hoy es día de ayuno y oración para los cristianos en cuaresma. Les propongo ayunar juicios infundados. Opiniones rastreras. Miradas prejuiciosas. Escuchas reactivas. Les propongo un ejercicio más difícil aún: lee, infórmate, escuchá y tratá de comprender a aquel que es lo opuesto a tus ideas. Es un ejercicio maravilloso. Lo único que vas a lograr al mirar desde la ventana de ese otro tan radicalmente otro, es que cuando vuelvas a tu hogar vas a tener una mente más rica y un corazón más grande. Nuestro tema central de hoy en Galilea: claves para un debate sin fanatismos.
 

Abrir WhatsApp
¡Hacé tu consulta!
¡Hola!
Quiero conocer más sobre Mundo Galilea